CUERPOS EXTRAÑOS EN EL OJO



Accidentes mas frecuentes al aire libre Durante las salidas al campo y en numerosas actividades de ocio activo, al aire libre una simple ráfaga de aire puede ocasionar la introducción en los ojos de cualquier cuerpo extraño. Normalmente el organismo se "defiende" perfectamente ante este tipo de agresiones mediante el parpadeo, el "entrecerrado" instintivo de los ojos y el fruncimiento de ceño, que provoca una tormenta de arena, una racha de viento u otro accidente de este tipo. Sin embargo, en ciertos casos, los cuerpos extraños logran atravesar esas barreras naturales para alojarse en el ojo.
La primera sensación, acompañada de un "rechazo psicológico" muy frecuente, se traduce en dolor o escozor, molestia y lagrimeo incontrolado, imposibilidad de mantener la visión normal, rinorea (agua en la nariz) y, posteriormente, pasadas unas horas, fuerte dolor de cabeza y del ojo afectado.
El cuadro sintomatológico puede, con frecuencia, ser común al producido en una fase aguda de reacción alérgica al polen de las flores silvestres.
El tratamiento inmediato aconsejable contra la molestia de un cuerpo extraño en los ojos habrá de variar según los casos, pero como norma general ha de recordarse que nunca debemos restregarnos fuertemente los ojos. Hemos de vencer la reacción instintiva que nos impele a frotar el órgano dañado en un intento tan desesperado como ineficaz de solucionar el accidente.
Es mucho mejor parpadear de forma continuada, tratando de expulsar el cuerpo extraño sin que lesione la córnea (parte más anterior o externa del ojo). Con el parpadeo y lagrimeo que provoca el objeto en el ojo el cuerpo extraño se ve impulsado hacia el párpado inferior y luego hacia la parte interna del ojo, es decir, hacia el "lagrimal", en cuyo lugar nos será fácil extraerlo con la punta de una gasa o pañuelo bien limpio.
Puede ocurrir que no sea tan fácil expulsar el cuerpo extraño, que sintamos la molestia y que sea necesario inspeccionar el ojo, tanto volviendo el párpado superior como tratando de buscarlo en el inferior.
El párpado superior se voltea hacia el exterior, aplicando un objeto romo en su parte superior y traccionando de las pestañas hacia fuera; de esta manera podemos observar si se ha incrustado la mota en la parte superior del ojo. Si suavemente pasamos una gasa o punta de pañuelo seguro que sacaremos el cuerpo extraño.
Queda una molestia durante unas horas, pero que va desapareciendo gradualmente; normalmente es debido a la pequeña erosión que puede haber producido la arenilla, por ejemplo, al contacto con la córnea.
Hay personas muy nerviosas que, presas de gran excitación, no dejan hacer ningún tipo de maniobra para proceder a la extracción. En estos casos es conveniente antes de nada proceder a poner un par de gotas de colirio antibiótico-sedante en el ojo afectado. A los tres o cuatro minutos habrá quedado insensible la parte anterior del ojo y nos permitirá explorarlo y extraer, si es necesario, la mota o pestaña introducida en el mismo.

Importante: La utilización de la información sobre medicamentos, dosis, tratamientos y prescripciones, deben ser supervisadas siempre por personal cualificado ya que pueden producir problemas o efectos secundarios. Recomendamos consultar siempre con su médico o farmacéutico. Tome los textos e información como simple orientación para su posterior contraste y verificación por profesionales de la medicina. MEDICINALwiki, no asume ninguna responsabilidad en relación con el material incluido en la web.
© Copyright . Todos los derechos reservados. MEDICINALwiki y el logo son marcas registradas por medicinalwiki.com o sus filiales.
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, entendemos que las aceptas. Más